Calzones rotos

Desde Chile nos llega esta fina y dulce masa hecha básicamente con harina, huevo, leche, azúcar y limón. Sólo hay que mezclar, formar y freír. Fácil, ¿verdad?

Receta de calzones rotos

Ingredientes para preparar calzones rotos

  • 190 gr. de harina de trigo
  • 90 gr. de azúcar
  • 60 gr. de leche
  • 1 huevo M
  • 1/2 limón
  • Azúcar glas
  • Aceite vegetal
  • 1/2 cucharadita de impulsor químico

¿Cómo preparar calzones rotos?

  • En un bol ponemos la ralladura de la piel del medio limón (sólo la parte amarilla), añadimos el azúcar, la harina y mezclamos con unas varillas de mano o con un tenedor.
  • En un cuenquito, ponemos el huevo y la leche y con un tenedor, lo rompemos. No hace falta batirlo, sólo queremos que el huevo se rompa y se mezcle bien con la leche.
  • Lo añadimos al bol con los ingredientes secos y mezclamos.
  • Una vez se haya integrado todo, pasamos la mezcla a una superficie lisa y limpia, y con las manos, la amasamos (haciéndola girar sobre ellas misma) durante unos 5 minutos o hasta que comprobemos que está suave y lisa.
  • Damos forma de bola y de nuevo, la pasamos al bol.
  • Tapamos la masa de los calzones rotos con un trapo de cocina y dejamos que repose durante una media hora aproximadamente.
  • Pasado este tiempo, devolvemos la masa a la mesa de trabajo (ligeramente enharinada) y con un rodillo la estiramos bien hasta conseguir un rectángulo fino (de más o menos medio centímetro de grosor). En ese momento, con un cortapizzas o con un cuchillo afilado, dividimos toda la lámina en rectángulos más pequeños y en cada pieza, con una puntilla, realizamos un corte en el centro (a lo largo).
  • Tomamos el rectángulo de masa con las manos, abrimos la apertura del centro y pasamos a través de ella una de las mitades del rectángulo. Nos quedará con la forma de una pajarita con un agujero en el centro.
  • Repetimos esta operación con todas las piezas y una vez tengamos todos los calzones rotos formados, los freímos en una cazuela o sartén con abundante aceite caliente.
  • Con una espumadera los vamos girando para que queden dorados por ambos lados y entonces, los retiramos a una fuente con papel de cocina para que eliminen todo el aceite sobrante.
  • A través de un colador, los espolvoreamos con azúcar glas ¡y ya tenemos los calzones rotos preparados para degustar! Buen provecho.
  • Foto orientativa: Sandra Donoso
Nota del autor:

En lugar de hacer la apertura de forma paralela a uno de los lados del rectángulo, la puedes hacer en diagonal y de esta forma, al introducir una de las mitades por ella, los calzones rotos te quedarán con una forma de "espiga" en lugar de "pajarita".